El Pasotolismo

Una nueva disciplina académica ha nacido, a caballo entre la sociología, la psicología y la antropología: el pasotolismo estudia el comportamiento de aquellos outliners que logran “pasar de tó” y ser impermeables a lo que ocurra a su alrededor, el entorno nunca condicionará su comportamiento.

El profesor Franz Melasuden, uno de los padres de esta nueva ciencia, señala: “debemos fijarnos en los dos extremos de la estructura social para encontrar auténticas almas libres: en uno de ellos siempre hemos identificado a gitanos nómadas, vagabundos, piratas y artistas circenses como la máxima expresión romántica de quienes logran escapar a los corsés que impone la sociedad, pero en el extremo opuesto se dan también colosales ejemplos de ruptura con el super-yo. Los Borgia, Catalina de Rusia o Isabel II de España dieron rienda suelta a su Ello, matando, pero ante todo fornicando sin límite; ellos podían hacerlo sin miedo a lo que dijera el resto, gracias a su posición podían pasar de todo, y fueron grandes precursores del pasotolismo“.

Volviendo al momento actual vemos que, para más inri, gran parte de una joven generación ha sido señalada con el sambenito de NiNis, pero es injusto acusarles de apatía (solo hay que ver lo animados que son los botellones que montan, o cómo celebran las victorias futbolísticas); en ellos el pasotolismo se manifiesta ante todo por la pasividad con la que contemplan las correrías neoliberales que están destruyendo sus posibilidades de futuro… ya pueden caer chuzos de punta, que es como si la película no fuera con ellos… no se mojan para protestar, y mucho menos para proponer alternativas a la islandesa. Este hecho tiene desconcertados a los expertos, que se topan con respuestas como esta:

_”¿Indolente?, ¿qué es eso tronco?, mira, no sé, yo paso de malos rollos ¿sabes?, lo de las manifas no vale pa ná”

Tras el congreso fundacional del estudio del pasotolismo, y sorprendidos por que un país con un 50% de paro juvenil no arda por los cuatro costados, los expertos han convocado ya una reunión extraordinaria para seguir analizando la situación y tratar de encontrar trazas de ira contenida entre estos jóvenes, de momento sin demasiado éxito.

20121218-233414.jpg

Pero sin duda el paradigma de pasolotismo lo encontramos de nuevo en el otro extremo de la pirámide social: en los pináculos derruidos, ellos son quizá los responsables de gran parte de la situación de los jóvenes, pero a la vez, sin ningún rubor, demuestran ser los reyes en eso de decir lo que les da la real gana. Claro que sí, me refiero a …¡¡los expresidentes de gobierno!! (qué grande Manel Fontdevila, jajaja)

20121218-233219.jpg

Prospectiva

El panel de expertos reunido en Emerita Augusta durante la canícula de este año 769 ab urbe condita analiza las oportunidades y amenazas que se vislumbran en el horizonte de los escenarios a medio y largo plazo, y que definirán el destino de Roma tras la reciente muerte de Octavio Augusto. Los oráculos consultados no han alcanzado sin embargo un consenso a la hora de transmitir unas conclusiones al público asistente, pues, como ha señalado su portavoz, “la prospectiva no es una ciencia exacta, siempre caben diferentes interpretaciones ante las vísceras humeantes de un buey”.

20121209-171228.jpg

En materia religiosa se ha hablado sobre la creciente importancia del monoteísmo, con el culto a Mitra -ese dios nacido en una cueva un 25 de Diciembre- extendiéndose cada vez a mayor velocidad entre las legiones acantonadas en Anatolia. Efectivamente, parece que el politeísmo grecorromano, o incluso el egipcio, tan de moda en las pasadas décadas, perderán en algún momento su hegemonía, y hay quien se atreve a apuntar que ciertas sectas marginales orientales, como el zoroastrismo, podrían tomar el testigo de la religión olímpica. En este sentido, Decimo Celtibero, delegado de Turiaso, en la Tarraconense, ha aportado la nota cómica del simposio, al apostar por el cristianismo, una secta escincida del judaísmo, como religión del futuro, lo que le ha acarreado ser el centro de las mofas del resto de delegados, puesto que en la actualidad es sabido que esta corriente ante todo logra adeptos entre los esclavos, lo que no parece augurar un porvenir muy prometedor.

En el campo de la geopolítica, la amenaza del Imperio Parto ha centrado las preocupaciones de todos los expertos, salvo de uno: de nuevo el heterodoxo Decimo Celtibero, quien ha apuntado a las estepas a orillas del Ponto como cuna de futuras inestabilidades: “bastaría una crisis climática-alimentaria, para que los pueblos bárbaros de la zona comenzasen a caer unos sobre otros, hasta avalanzarse desbocados contra los limes del Rin y del Danubio”. Desde luego esta hipótesis parece imaginativa, pero poco seria, en contraste con la certeza que tienen los expertos sobre la posesión de armas de destrucción masiva de los partos: posibles catapultas de largo alcance, miasmas que emponzoñarían las aguas, y venenos que, derramados desde el aire por águilas amaestradas, cegarían a los soldados enemigos. ¿Quién teme a los incultos ganaderos germanos teniendo Roma como antagonista a un imperio culto y técnicamente avanzado, sobre el país que heredaron de Ciro, Darío o Seleuco?

Respecto a la economía, parece demostrado que el Imperio es un gran organismo que no contempla la existencia estática. Al igual que un árbol, ha de seguir creciendo permanentemente para sobrevivir. Hasta ahora las conquistas han alimentado la necesidad de esclavos, de grano, y de tierras fértiles, pero los países frios y pedregosos al norte, el gran desierto al sur, los partos al este, y el oceáno al oeste limitan ahora esta expansión imprescindible. El de Turiaso ha apuntado la posibilidad de buscar nuevas tierras navegando hacia el oeste, pero la respuesta de sus compañeros ha sido tan hilarante como su propuesta: le han sugerido que sea él mismo quien capitanee la flota hasta el borde de la gran catarata en la que se derrama el mar.

Por último, se ha detectado el peligro de estancamiento en el desarrollo de las ciencias prácticas, debido a una supuesta dificultad de nuestro sistema numérico para operar. Se conoce la existencia de otros métodos alternativos: en la India por ejemplo manejan una notación cuya supuesta ventaja es tan ridícula como la de reservar un grafismo para representar la nada… de locos, sí: ¿adivinan ya quién ha defendido su adopción?.

Y es que en esta vida tiene que haber gente para todo, esa diversidad es la mayor riqueza de nuestro gran pueblo.

Desde la capital de la Lusitania, para Roma Hoc Die, Claudius Aurelius Calpurnius.