Batallas olvidadas

Flag_of_Cross_of_Burgundy.svg

Tópico y realidad: la historia la escriben los vencedores, y España lleva siglos sin vencer, ni el el campo de batalla, (ni en el de otros más importantes, como el de la ciencia y la tecnología). Pero sea como sea, vale la pena rebuscar, curiosear, y cuestionarse la historia que nos han contado esos vencedores. Por ejemplo:

¿Realmente fue tan catastrófico para el reinado de Felipe II no llegar a haber conquistado Inglaterra? ¿fue tan desastroso el devenir de la Armada Invencible?

…y resulta que no, que todo es relativo: dicha batalla fue una más en el marco de una guerra que acabó en tablas más bien favorables a España en el corto plazo. De hecho, resulta llamativo que se haya ensalzado tanto el intento de invasión frustrado de la “Grande y Felicísima Armada” (37 naves perdidas de 129) cuando al año siguiente un intento parecido por parte de Inglaterra, la Contraarmada, fracasó de un modo similar (40 naves perdidas de 150) sin haber calado en la memoria popular.

En el marco de dicha guerra hubo desembarcos ingleses en la península, pero también los españoles llegaron a poner el pie en Inglaterra e Irlanda. Su pincipal consecuencia última fue la autorización de España, ya con Felipe III, para que los ingleses se asentasen en partes de América en las que no hubiera presencia española, algo recogido en el Tratado de Londres de 1604 (Jamestown, en Virginia, se funda en 1607), sembrándose así la semilla de los actuales Estados Unidos.

Más preguntas, avanzamos dos siglos: ¿qué desencadenó el proceso de independencia de México, la joya de la América española?

El contexto es bien conocido: con España ocupada por los franceses (1808-1813), se nos cuenta que la semilla fue el ansia de libertad que emanaba desde las propias cortes de Cádiz, pero esta fue la motivación tan solo de las clases humildes y de unos pocos liberales ilustrados como Bolívar o San Martín. El hecho es que en el caso concreto de México el proceso fue más parecido al de una guerra civil o lucha de clases, en la que los criollos se oponen al poder central para mantener sus privilegios  (algo que ya había sucedido en el pasado). De hecho en el ejemplo de  México la rebelión iniciada en 1810 estaba prácticamente sofocada en 1820 por los realistas, pero en ese momento tiene lugar el levantamiento de Riego en España (precisamente sublevando las tropas agrupadas para ser enviadas  a América, 20.000 soldados) con la consiguiente instauración del trienio liberal. Fue este hecho, el liberalismo implantado por Riego, que no convenía nada a la oligarquía criolla, lo que desencadenó que la élite económica se pusiera del lado independentista con Agustín de Iturbe a la cabeza. Lo curioso es lo prolongado del proceso de emancipación, de 1810 a 1821 (nótese que no debería celebrarse el bicentenario de la independencia efectiva hasta 2021). La presencia militar española, acantonada en San Juan de Ulúa, llegó hasta 1825, tras lo cual -otra curiosidad poco conocida- aún hubo intentos de reconquista por parte de España.

Como siempre: léanse los vínculos, son realmente interesantes, yo solo me limito a unir puntos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s