(antigü)edades

El puente de Brooklyn es una obra civil prodigiosa, no solo es elegante como solución técnica, sino que fue extremadamente ambicioso en escala para su época. Pero, ¿qué época es esta?
La obra está tan en vigor, que cualquiera le echaría menos años de los que tiene y la ubicaría a principios del siglo XX, pero no. El proyecto se aprobó en junio de 1869, y la obra se finalizó en 1883.

2015/01/img_0944.jpg

He aquí cuatro cosas más nuevas que el cálculo de la estructura del puente de Brooklyn:

Italia: la unificación del país culminó en 1870, Alemania lo lograría al año siguiente.

La infalibilidad del papa, promulgada también en 1870.

La cloración de las aguas: las muertes por tifus alcanzaron su pico en 1880, a partir de entonces la desinfección del agua potable comenzó a generalizarse en Europa y Norteamérica, acabando con enfermedades semiendémicas como el cólera, y contribuyendo a la posterior explosión demográfica de estas regiones del mundo.

La radio: aunque las teorías establecidas por Maxwell y Herz datan del periodo 1860-1890, la verdad es que la primeras emisoras regulares no comenzaron a emitir hasta 1920.

Por el contrario, una obra contemporánea al puente de Brooklyn pero tremendamente anacrónica es el Castillo de Neuschwanstein (1869-1886), un edificio impostado -aunque en cierto modo bonito, y desde luego emplazado en un lugar increíble- que emula obras auténticamente medievales como el Alcázar de Segovia (sXIII a XV).

2015/01/img_0943.jpg

Citemos otras cuatro cosas anteriores a este castillo de la Bella Durmiente:

El ferrocarril: las primeras pruebas se hicieron en 1804 en Reino Unido (Napoleón Bonaparte aún no había alcanzado su apogeo), por Richard Trevithick, aunque fue Stephenson quien pasó del prototipo a la línea en explotación, en 1825.

La fotografía: los primeros experimentos de Niépce y Daguerre datan de la década de 1820, aunque se considera más bien el año 1839 como fecha de invención.

El teléfono, desarrollado por Antonio Meucci en 1857 (pero patentado por Graham Bell 20 años más tarde).

El motor eléctrico: Siemens, 1860

En definitiva, apenas 60 años separan la construcción de este “castillo” y la del Empire State Building, un tercio del periodo de casi dos siglos que separa las catedrales góticas de León y Toledo.

Anuncios