Juan

He querido saber más sobre los dos juanes que han hecho célebre el nombre hebreo de Juan siglos atrás, y he acudido a los escritos de Juan Evangelista sobre el Génesis, Juan Bautista y Jesús:

IMG_8849.JPG

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. (¿?)

Este era en el principio con Dios. (¿?)

Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho.

En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. (¿?)

Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron.

Fue un hombre enviado de Dios (¿?), el cual se llamaba Juan.

Este vino por testimonio (¿?), para que diese testimonio de la luz, para que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino (¿?) para que diese testimonio de la luz.

Aquel era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo.

En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él (¿?); y el mundo no le conoció.

A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

Mas a todos los que le recibieron, dioles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre:
Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”

…al terminar no he podido evitar pensar en toda las confusiones gramaticales, malinterpretaciones y omisiones introducidas y acumuladas en las sucesivas traducciones. Del arameo al griego, del griego al primer latín de la Vetus Latina, luego a la Vulgata y finalmente al castellano…

¡Ojalá San Jerónimo y Felipe Scío hubiesen contado con Google Translator!, aunque la máquina sea solo tan infalible como el que la programa.