Cuando el ascensor social baja a los sótanos

Es curioso cómo corrientes políticas antagónicas se dan la mano en el eje que opone libertad individual frente a intervencionismo estatal, formándose estas extrañas parejas: liberalismo+anarquismo en contraposición al absolutismo+totalitarismo(comunismo/fascismo).

Entre tanto “ismo” Intento hacerme una mejor imagen del anarquismo, lo que me lleva a leer la biografía de Kropotkin, el príncipe ruso.

Hoy en día el capitalismo ha desactivado eficazmente a la clase obrera con la zanahoria del ascensor social: la prometida movilidad entre clases favorecida por una supuesta igualdad de oportunidades que premia tanto al trabajador voluntarioso como al genio dotado de buenas ideas. “Con un poco de esfuerzo usted también puede disfrutar de un piso en propiedad, un apartamento en la playa y un par de coches”, ¿quién quiere ser comunista pudiendo ser clase media?, la ambición como anestesia funciona. En este contexto actual es cuando más sorprenden los contraejemplos, como el de Buda, o el de Kropotkin, sinceramente me admiro de cómo, teniendo la opción de vivir una vida con todas las comodidades a su alcance, alguien opta por prescindir de sus privilegios, y elige la valiente vía de la incomodidad, el riesgo de la persecución, con tal de ser coherente con una creencia… y es entones cuando caigo en la cuenta de que en esta descripción también cabe el infame y fanático Bin Laden… así que salgo de la wikipedia, apago el iPad, y enciendo la tele para ver Código Emprende.

20130918-234555.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s