Gente

Nací con la habilidad del “quién es quién” desactivada, me suele importar un pito conocer a tal o a cual, y además presumo de ello: debería existir el día del orgullo empanao.

20130809-162804.jpg

De forma simétrica, me parece patético e indigno el cotillismo en su versión “sé el nombre y la vida de gente a la que yo le importo una mierda”, ya sean los famosetes de las revistas, o los “populares”, que en todos los sitios -instituto/facultad/trabajo- copan las miradas de la gente. A lo largo de los años he estado en mil comidas de trabajo donde, en contrapicado, los peones perdían el tiempo hablando de los alfiles, torres, caballos y reinas, haciéndose la ilusión de conocer sus estrategias, y de ponerse a su mismo nivel al mencionarles por sus nombres y apellidos, cuando la viceversa no se daba en ningún caso. 100% fatuo, (qué pena que usar el adjetivo fatuo sea fatuo en sí mismo).

En realidad esta actitud mía es una debilidad, al igual que el desinterés por el fútbol o cualquier otro deporte. El hombre es un animal social, y en la dinámica de gallinero que se replica en cualquier grupo de personas es necesario hacerse una buena imagen de conjunto, saber de qué pie cojea cada cual, y de dónde te pueden venir las hostias y los apoyos.

Total, que pensaba en todo esto en la playa en la que veraneo desde que era niño, añorando el anonimato de Madrid. Algunos ven como algo hostil el hecho de que en una ciudad tan grande “la gente no se mire a los ojos”, y es verdad, allí generalmente nadie va con el cuello estirado oteando la calle en busca de conocidos a los que saludar… pero justo lo que ellos perciben como un inconveniente, es para mí una gran ventaja.

Para añadir más rarezas a mi carácter añadiré que, quizá como derivada de lo anterior, soy además impermeable a las modas: el tómateungintonicconnuezdelaguayanarrayadayaromademapache, las barbas hipsters en agosto, los pantalones cagados que no dejan andar, o los cascos auriculares hipertrofiados son fenómenos que escapan a mi corta comprensión. Aún no tengo ni 40 y ya soy un abuelo prematuro, o peor…

…¿un misántropo?, ¡tu puta madre! :-P

20130803-000911.jpg

Anuncios