Fragmentación

De cada empresa que se hunde surgen varios botes salvavidas. Una cosa es que esta fragmentación ayude a salvar a los individuos, y otra muy distinta es comulgar con que este fenómeno sea algo bueno, justo y hasta necesario, tal y como nos venden (¿¡cómo puede acabar siendo competitivo frente al exterior un país de autónomos!?). Sin embargo cada época tiene sus religiones, y ahora toca idolatrar al emprendedor; ¡ojo! aviso a navegantes: sólo 1/5 de las start ups sobreviven al 5º año.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/29/catalunya/1340993961_264220.html

… lo de ir en patera está bien para no ahogarte (es decir, si no queda más remedio), pero yo prefiero ir en transatlántico: el resto de la tripulación me enriquece, y el radio de acción se amplía.

20120702-004403.jpg

Anuncios