El Golem

Los hombres crearon un Golem que cobró vida propia. Lo llamaron El Sistema“, y casi toda la humanidad se subió a su espalda, como millones de pulgas.
También crearon el dinero, que es algo arbritrario, podían haber elegido cuentas de vidrio de colores, o bulbos de tulipán, pero en su lugar adoptaron chapas redondas de metal, trozos de papel impresos, o, en una última versión, anotaciones en bytes.
El Golem se guiaba por la resultante del sumatorio de voluntades individuales de los humanos, unas más poderosas que otras, y como todos los hombres ansiaban el dinero que habían inventado, el Golem se alimentaba de él.
Persiguiendo la zanahoria del capital, el Golem, empujado por este vector final, llevaba tiempo horadando la Tierra, ocupando el espacio que antes era silvestre: bosques, lagos y montañas. Su acción ensuciaba el aire, los ríos y los océanos. Era una fuerza enorme, pero mal dirigida, hasta el punto de que cada año morían millones de personas en sus garras.
Estaba en manos de los hombres conducir el trabajo del Golem en otras direcciones, encauzar el caudal de su fuerza de modo constructivo, y no destructivo. Pero aún a principios del siglo XXI había gente influyente que sostenía que quemar petróleo era más productivo que aprovechar la fuerza del viento o el calor del sol, o que creían que dejar en la miseria a un continente entero no comportaba injusticia ni riesgos.
Un día de verano de 2008 de repente escaseó el dinero, y el Golem, ciego de hambre, comenzó a devorarse a sí mismo: empezó con un padrastro, pero siguió por el propio pulgar, la mano, el antebrazo… en 2012 seguía con esta antropofagia, y nadie veía el fin; una pena para aquella gran parte de la humanidad, los que íbamos montados sobre él, pero un respiro para el planeta.
Anuncios

Onda corta y onda larga

En octubre de 1985 un periodista centrado en la actualidad, en lo urgente, habría dedicado toda su atención al secuestro del Achille Lauro.
A hablar sobre la onda corta se dedica el 90% del contenido de cualquier periódico, pero estas cuestiones se olvidan al poco tiempo, no penetran en la Historia.

Otro analista preocupado por lo importante, los hechos de onda larga, hubiese dado difusión a los problemas medioambientales: por aquel entonces ya se conocía la disminución del espesor de la capa de O3, y unos pocos científicos comenzaban a denunciar incrementos en los niveles de CO2 en la atmósfera, aunque la mayoría de los medios les ignorasen, y los políticos negasen la relación de este hecho con un eventual subida de las temperatura media del planeta.

En ese mismo momento, un prospectivista inspirado, habría podido prever que el imperio soviético se encontraba a cuatro años de su colapso, y que el hombre elegido en enero de ese año secretario general del PCUS lograría que la retirada y el desmantelamiento se hicieran en paz.
…pero para eso había que ser un visionario, casi un profeta.

Desunión Europea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Conocen al señor de arriba?, ¿son capaces de recordar su nombre, su cargo?
¿Y qué me dicen de la política de su derecha, saben cuáles son sus funciones?
…se llaman Herman y Catherine, y son, en tanto europeos que somos, nuestro presidente y nuestra representante para asuntos exteriores. Pero no se sientan culpables si no les han identificado: en primer lugar, no surgieron de un proceso electoral en el que los ciudadadanos pudiéramos conocerles y votarles. Y en segundo lugar se supone que él debería haber llevado la voz cantante ante la crisis de la deuda soberana de los estados sureños de la unión, y que ella tendría que haber liderado codo con codo con Obama la intervención en la guerra civil de Libia, y una hipotética solución a la crisis siria… pero en absoluto ha sido así, han preferido mantener un perfil bajo, y una presencia mediática casi nula (o quizá, símplemente, se han resignado a ello).

Europa carece de símbolos de cohesión más allá de la bandera y de aquello que venimos en llamar “cultura”, un ente que se apoya en el arte, pero también en la historia de cómo nos hemos venido masacrando en los últimos siglos. No digo que carezcamos de un factor común identitario (no hay más que viajar a Marruecos o a Asia para ver que, efectivamente, tenemos más en común con un croata que con un vietnamita), tan solo señalo que carecemos de símbolos como los que aglutinan a EEUU (desde una constitución, hasta algo más frívolo como podría ser una selección europea de baloncesto, etc.). Es una oportunidad desperdiciada que estos dos cargos políticos no se encarnarnen en signos de cohesión.

Pero claro, para lograr algo, antes hay que quererlo.

La realidad es que en la península occidental de Asia el bacalao lo cortan en tándem las dos personas retratadas abajo, a quienes, por cierto, la mayoría de los afectados por sus decisiones tampoco hemos votado. Europa orbita alrededor de una reedición, 1400 años más tarde, de la unión de Neustria y Austrasia.

A los asfixiados habitantes del sur de los Pirineos sólo nos cabe la esperanza de que a Sarko lo releve Hollande, quien, según apunta en su campaña, quizá llegue a aflojarnos el nudo de la corbata.
En todo caso la influencia de España seguirá por debajo de su peso real como 5ª economía de la Unión, ¿un ejemplo?, esta semana fue Rubalcaba a visitar al susodicho Hollande, correligionario suyo… y ni siquiera hubo foto de cara a la galería mediática… y es que el cartel de perdedor pesa como una losa, toda una pena.