Paranoias

Revelación nº1: los Urales no existen, ¿usted ha estado alguna vez en los Urales?, esa cadena montañosa fue dibujada en los mapas donde en realidad hay una inmensa llanura, la pusieron de pega los cartógrafos para negar la evidencia de que en realidad Europa es la península occidental de Asia, no hay separación alguna entre las dos. Destapada la verdad tendremos que equiparar nuestros salarios a los de Vietnam en cualquier momento.

Revelación nº2: el Estrecho de Gibraltar sí existe, una vez estuve en Tarifa y ví el canal con mis propios ojos. Pero no lleva ahí toda la vida: fue ideado y ejecutado por los Reyes Católicos, con el fin de evitar una segunda invasión desde África. Para las obras de semejante foso vaciaron la recién descubierta América de indios, a los que trajeron como esclavos, y ya aprovechando el viaje con ellos viajó su oro. Por ese gran robo Perú no levanta cabeza hoy en día (verídico: esto último del oro se lo he escuchado a un auténtico peruano del siglo XXI ¿?).

Revelación nº3: la crisis la idearon en una cumbre secreta Emilio Botín, el Doctor No y los 7 diputados de Amaiur, a quienes interesa que todo vaya muy mal. Yo lo sé, y te lo cuento, porque una vez me tocó en un sorteo una entrada de oyente para la reunión del club Bilderberg, (que ese año, para lograr un ambiente más conspirativo, tuvo lugar en el plató donde se rodó el supuesto alunizaje del Apolo, tan falso como eso de que venimos del Australopitecus).

Revelación nº4: la solución a la recesión está en cortar el despilfarro del sector público. Ya se sabe: que si en sanidad usaban las jeringuillas desechables una sola vez, en lugar de lavarlas y volver a pinchar. Que si los chavales en los colegios escribían por una sola cara en sus libretas, y querían además quitarse los abrigos dentro de clase… derroche por doquier. Pero menos mal que aquí han venido a llamarnos la S de PIGS y a darnos lecciones, desde países con una nula deuda pública, los alumnos europeos de Margaret Thacher… la muy hija de la Gran Bretaña.

Bellezas modelo y modelos de belleza, un experimento.

Me comenta Nacho que cuanto más sesudos sean los temas tratados en el blog menos lecturas tendrá… y que habría que tocar de vez en cuando asuntos más próximos a la “canne”, ja ja.
Bueno, pues ahí va, voy a hacer la prueba, ya que además hace tiempo que quería reunir en un pequeño olimpo este recreo para la vista …con permiso de mi diosa :-)

Dos bellezas muy similares: Grace Kelly y January Jones, ver Mad Men vale la pena sólo por ella         (las espectadoras tienen su propio regocijo en Jon Hamm)

Kate Winslet, guapísima, en su “blanca palidez”, naturalidad (+10 puntos)

 …si a un compañero del estudio le preguntas su religión te contestará que es “Umathurmiano”.
Belleza atípica, pero muy atractiva

Giselle Bündgen

Diane Kruger
Blanca palidez (+10 puntos), ojazos (+10 puntos)… Anne Hathaway

Christina Hendrix (Mad Men), curvas a la antigua, estilo Marilyn o Anita Ekberg

Karoline Herfuth (película El Perfume)

…muchos amigos ponen pegas a las pecas ¿¿??

Connie Nielsen (Gladiator)

   Julie Christie, derretía el hielo en Dr. Zhivago
para los despistados: Andrea Jane Corr (cantante de the Corrs, las tres hermanas son un Ctrl+c Crtl+v)

¿? una modeluqui de por ahí: más pecas

Bridget Fonda
Courtney Cox (Friends)

Otra Catherine… Zeta Jones

Inés Sastre… qué pena que sea tan derechosa :-)

Miss Georgia 1969…Kim Basinger

Martina Klein, unos ojos para perderse (+10 puntos)

Arwen, digo… Liv Ttyler

Megan Fox… es fácil que te guste

¿? otra modeluqui

Natassja Kinski
Juliette Binoche


Nicole Kidman, antes de destrozarse la cara en el quirófano

Eva Green, chica Bond Bond

¿hay que saber latín para nombrarla?…Laetitia Casta

…toma arcos superciliares: otra inglesa que se sale de los cánones
para muchos, pero que a mí me parece guapísima: Rachel Weisz
…que no se diga…

Ambivalencia

Las contradicciones son inherentes a nuestra sociedad, Edgar Morin lo describe magistralmente, haciendo referencia a la ambivalencia no como un término despectivo que evoque hipocresía, sino como un factor más de la complejidad de nuestro sistema, sin embargo yo no descarto una gran componente de doble moral.

¿Justicia?. Occidente en mil ocasiones ha mostrado dos caras; es a la vez el lugar en el que surgieron los valores de igualdad entre individuos, pero fue también la metrópoli que hizo esclavas al resto de las naciones durante el periodo del colonialismo y el postcolonialismo, que se extiende hasta prácticamente nuestros días: la brecha norte-sur sigue abierta.

¿Ecología?. Individualmente somos conscientes de las consecuencias medioambientales asociadas a nuestro modo de vida, pero no sacrificaremos ni un ápice de nuestro confort: ¿sensatez con los termostatos, transporte público, menos compras, menos residuos?… está al alcance de todos contribuír, pero ni tan siquiera queremos pagar más por la electricidad producida por medios más limpios. Sí, señores, las renovables son más caras, ¡oh!.

¿Deslocalizaciones? queremos que haya empleo en nuestro entorno, pero nunca compraríamos un juguete de 200 €, preferimos que se haga en China, así cuesta 10 veces menos.

¿Democracia?… si en lugar de “pueblo soberano” hablamos de “audiencia soberana”, comprobamos cómo la mayoría aúpa al Madrid-Villareal, a Sálvame y a Gran Hermano 13 al podio de las elecciones. El campo está sembrado para cultivar populismo.
Protesta sin implicación: la célula mínima del cuerpo democrático es la comunidad de vecinos (en las grandes ciudades algunas de ellas abarcan a más gente que muchos de los municipios del medio rural), y sin embargo la mayoría consideramos “un coñazo” dedicar nuestro tiempo a las reuniones de junta; es más cómodo, eso sí, escribir en una red social “que se vayan todos los políticos”, sin meditar 1/2 segundo el riesgo de que la alternativa al sistema actual quizá sea un totalitarismo tecnócrata.

¿Educación?, ¡buf! para eso está la tele, y si algo falla la culpa es del profesor, que le tiene manía a la criatura.

Pero no nos flagelemos, la contradicción no es exclusiva occidental: ¿qué hay de los manga japoneses con sus valores de venganza, competencia e individualismo… en una sociedad, la suya, en la que destacar es el mayor pecado, y la modestia la mayor virtud?.
¿O bajo qué lógica una mujer en Túnez o Egipto llega a votar a los islamistas? (me temo que bajo la misma “ilógica” que hace que sor Fernández siga en su convento de clausura dedicando su vida a una institución que no la considera digna de oficiar misa).

El padre del pensamiento complejo afirma que la ambivalencia es inherente al hombre… yo, ingeniero cartesiano, seguiré esperando que algún día nos aclaremos, tanta entropía mental no es buena.