¿te lo mereces?

La publicidad apela a tu frustración: si no la reconoces te la presento, es esa vocecita interior que te dice que “te lo mereces”…particularmente, quema que te traten como a un niño caprichoso.

Anuncios